• 910 325 120
  • gc@fflogistica.com

Archivos de la etiquetas Logística

El RETO DE LA LOGÍSTICA INVERSA EN COMERCIO ELECTRÓNICO

Uno de los principales retos a los que se enfrentan las empresas de comercio electrónico en los últimos años es a los altos ratios de logística inversa (cambios y devoluciones) que acompaña a sus ventas online.
Con el auge del comercio electrónico, las empresas de venta online apostaron por incluir en su política de negocio los cambios y devoluciones de producto de manera gratuita. Esto respondía a una necesidad del cliente final para sentirse seguro, y dar el paso a la hora de realizar una compra online contra una compra en tienda física, donde podía ver directamente el producto y decidir si comprarlo o no.
Con el paso de los años, y con un incremento explosivo del comercio electrónico desde 2019 (en España el comercio electrónico creció un 36% entre 2019 y 2020), la logística inversa supone ya un problema a resolver dentro de las empresas de comercio electrónico y de los operadores logísticos.
Según un estudio de Red Stag de 2022, en comercio electrónico existe una tasa de devolución del 20%. Es decir, 1 de cada 5 productos adquiridos por comercio electrónico, es devuelto. Mientras, el ratio de devoluciones en tienda física se sitúa en un 9%.
Para las empresas de comercio electrónico, esto significa que:
  • Hay que aprovisionar un coste adicional para cubrir este 20% de devoluciones: considerando el coste extra del transporte en estos retornos, y el coste de logística inversa (proceso de revisión y retorno en almacén).
  • El 20% (aproximadamente) de tu stock estará siempre “reservado” o no disponible por estar asociado a procesos de devolución.
  • Tendrán que considerar para sus flujos de caja y márgenes este porcentaje de producto de devolución.
Si nos fijamos en distintos sectores dentro del comercio electrónico, vemos que el que mayor ratio de devoluciones tiene es el sector de ropa y calzado:
Las empresas de comercio electrónico deben escoger bien su estrategia.  Muchos estudios demuestran que las decisiones de compra del consumidor final se ven impactadas en función de la facilidad de devoluciones que ofrece un comercio: el 56% de los consumidores asegura que alguna vez ha decidido no volver a comprar en una tienda online tras haber tenido una mala experiencia a la hora de devolver un producto.
Esto indica que la gran parte de los consumidores están dispuestos a cortar por completo su relación con una marca si la gestión de las devoluciones no es eficaz.
Las empresas de comercio electrónico deben dar todas las descripciones correctas de su producto, para facilitar la mejor información al consumidor, y que tome una decisión de compra fundamentada (medidas, tallas, materiales, colores, duración, usos, etc.).
Aun así, siempre existirá un tipo de consumidor que contará con las devoluciones a la hora de la compra. Según un análisis de Barclaycard sobre devoluciones:
  • El 30% de los consumidores compra de más conscientemente, y devuelve después los productos que menos le han gustado.
  • El 19% de los consumidores afirma comprar múltiples versiones / tallas de un mismo producto, para poder decidirse y después devolver el resto.
Es por esto que muchas multinacionales en los últimos meses están revisando sus políticas de cambios y devoluciones. Sin ir más lejos, el grupo Inditex tomó la decisión el pasado mayo de pasar a cobrar al consumidor los portes de las devoluciones en algunos de los países en los que opera, como UK. Uniqlo también cambió su política de devoluciones en algunos mercados, así como Zalando, y Asos, entre otras.
A las empresas de comercio electrónico se les plantea un reto. Tendrán que valorar  y analizar  por un lado cómo es su consumidor en términos de fidelidad y qué valoran de su marca; y por otro lado su tasa de devoluciones interna y los costes asociados (transporte, logísticos, stock). Con esto podrán tomar decisiones sobre si incluir, no, o bajo qué condiciones las devoluciones y cambios dentro de sus políticas de negocio. 
Si quieres saber cómo gestionamos la logística inversa en Forward Future, no dudes en contactarnos.

LOGÍSTICA Y SOSTENIBILIDAD EN COMERCIO ELECTRÓNICO

Desde hace años, las personas y las empresas hemos ganado consciencia en la protección del medio ambiente, y damos cada vez mayor importancia a adoptar decisiones sostenibles que ayuden a este fin. El ámbito de la logística no es menos, y en él también cobra gran importancia fomentar una logística sostenible con el medio ambiente, donde ya se pueden ver muchos cambios que así lo respaldan.
Como todos sabemos, el comercio electrónico y el consumo han crecido exponencialmente en la última década. Esto lleva consigo una huella ecológica, ya que aunque hablemos de comercio electrónico y no siempre se tenga tienda física, igualmente  conlleva un rastro ecológico detrás.
Datos e informes
Según un informe publicado en 2019 por The Shift Project (think-tank francés), el 4% de las emisiones de CO2 a nivel global estaban directamente vinculadas a la actividad digital, cifra que esperaban se multiplicase por dos en 2025.
Entre 2019 y 2020, la venta online creció un 31% de media en Europa, impulsada sobre todo por la pandemia. En España, el alza del e-commerce en ese periodo fue del 38%.  Estudios indican que el canal online supondrá un 30% de todas las ventas minoristas en Europa en 2029, frente al 11% de 2019.
A pesar de que numerosos estudios avalan que el comercio electrónico tiene una menor huella de carbono que una tienda física, el impacto de las emisiones es real:
  • El tráfico de las principales ciudades se ha intensificado con furgonetas de paqueterías y repartos. El cliente final demanda una entrega rápida y de conveniencia.
  • Los cambios y devoluciones se asumen como requisitos mínimos en la compra. Esto hace que la paquetería se intensifique no solo con entregas, sino en recogidas y retornos.
  • Los embalajes en los paquetes se disparan. Lo que antes te entregaban en una bolsa en una tienda, ahora tiende a ir envuelto en plástico, papel, cartón, protección y precinto.
¿Qué podemos hacer desde el área logística para reducir estas emisiones por nuestro lado?
  • Embalajes biodegradables y ecológicos: proponer a nuestros clientes el uso de embalajes y protecciones biodegradables. Cada vez hay más opciones y oferta de estos productos.
  • Reducir el plástico en los envíos y en el embalaje de los productos.
  • Reutilizar el packaging: ofreciendo en primer lugar envases y cartonajes más sencillos y estándares, y luego dándoles una segunda vida.
  • Reciclaje: Contar con empresas de reciclaje y recogida de residuos que garanticen el correcto uso o reciclaje posterior de cada residuo.
  • Vehículos Ecos/eléctricos: hay muchas paqueterías que ofrecen el reparto de última milla en vehículos eléctricos o de bajas emisiones. Igual hay paqueterías que dan opciones de entrega en bicicletas.
  • Entrega en puntos de conveniencia: escogiendo entregas en un punto cercano a tu domicilio, se ayuda a reducir las emisiones de carbono.
¿Qué podemos hacer como consumidor para intentar  reducir estas emisiones?
  • Reducir las expectativas de entrega inmediata. Si no esperamos una entrega inmediata (en el día/día siguiente), las rutas de transporte se pueden programar de maneras más eficientes, reduciendo huella de carbono.
  • Reducir los cambios y devoluciones. Se debería pensar más si  estás comprando algo que necesitas, o están comprando pensando en devolver. Esa devolución conlleva un coste ecológico detrás.
  • Comerciantes Eco-friendly. Favorecer a comerciantes que utilicen productos, packaging o transportes sostenibles o consideren políticas medioambientales.
Uno de los grandes retos que se presentan en estos momentos es educar e informar al consumidor final de la huella de emisiones que conllevan sus decisiones de compra. Al informar al consumidor, este estará empoderado para tomar decisiones de compra, buscando a empresas que cuadren con sus valores. Así, cada uno podremos agregar nuestro granito de arena para hacer de este proceso de compras online algo más sostenible.
Si te interesa conocer cómo trabajamos en Forward Future, y cómo podemos ayudar a que tu negocio y logística sea más sostenible, no dudes en contactarnos.

APROVISIONAMIENTO DE «JUST IN TIME» A «JUST IN CASE»

La incertidumbre en la situación económica y política internacional, sumado al arrastre de retrasos y colapsos en la cadena de suministro, ha hecho a muchas empresas de distintos sectores cambiar la política de aprovisionamiento que seguían en los últimos años de “just in time”, para aprovisionarse de stock ante posibles eventualidades, “just in case”.
En las últimas décadas, gracias a la globalización, a las mejoras tecnológicas y a los distintos sectores industriales y de transporte, era posible que las empresas manejasen su aprovisionamiento y compra de mercancía de manera casi inmediata. Los tiempos de la cadena de suministro (producción, transporte, aduanas, etc.) estaban muy estandarizados y establecidos. La previsión de compra de stock y mínimos estaba muy calculada, y muchas industrias preferían tener un stock mínimo y aprovisionarse de manera recurrente, a tener un stock de seguridad amplio en sus almacenes.
Sin embargo, la situación ha cambiado. Con los problemas de la cadena de suministro en los últimos dos años, las empresas han tenido que virar el rumbo de su política de aprovisionamiento y stock. Algunas han buscado proveedores y productores en otras zonas del mundo para poder seguir asegurando sus suministros y tiempos. Sin embargo, muchas empresas están cambiando su política de estocaje.
Desde la pandemia de Covid-19, la situación de contendores y puertos de mercancía está descompensada y colapsada. A las empresas les está costando mucho más conseguir transporte de contenedores y aéreo desde distintas partes del mundo, lo que provocó una subida en los precios del transporte. 
Esto, sumado a los cierres y paradas de muchas fábricas en distintas partes del mundo (sobre todo China) está causando una escasez de productos terminados y semi-terminados desde hace meses.
Adicionalmente, la subida de los precios de las materias primas y la inflación en distintas partes del mundo, ha terminado de generar demasiada incertidumbre y tensión en la cadena de suministro de las empresas en Europa.
Por tanto, muchas empresas han decidido aumentar su stock mínimo, y aprovisionarse para asegurarse de tener producto y reducir el impacto de su cadena de suministro. Esto hace que muchas empresas que antes contaban con un almacén reducido, necesiten cada vez más espacio para almacenar mayor tiempo medio sus productos.
De esta manera, surgen varios retos para los operadores logísticos, que van más allá del transporte:
  • Espacio: la demanda de espacios de almacén está aumentando. Los clientes necesitan aumentar el espacio de almacenaje que necesitan en sus mismos operadores logísticos. Y otras muchas empresas necesitarán pasar de tener un almacén propio, a necesitar externalizar la operación para conseguir mayores espacios.
  • Temporalidad: el sobre estocarse no significa que el producto vaya a salir pronto. Se sumará la incertidumbre de cuánto tiempo se almacenará dicha mercancía, antes de poderle dar salida. El ciclo medio de vida de un producto en un almacén crecerá.
  • Incertidumbre: por tanto, los operadores logísticos puede que tengan una mayor demanda de almacenamiento, pero también tendrán una mayor incertidumbre respecto a volúmenes de almacén y rotación media de producto, con la incertidumbre de dimensionamiento de personal que esto conlleva.
Los operadores logísticos tendrán que adaptarse a esta nueva situación y necesidades de sus clientes, y tendrán que reaccionar de manera ágil y flexible ante esta situación de incertidumbre.
 Si este es tu caso y necesitas espacio de almacenamiento y logística, no dudes en contactarnos.